lunes, 2 de junio de 2014

El curioso incidente de un perro a medianoche - Mark Haddon



A veces no conocemos a los autores, pero algunos títulos son tan llamativos que nos quedamos con ellos en la cabeza. La novela de Mark Haddon es uno de esos títulos. No pensé que acabaría leyéndolo porque pensaba que era más bien de adolescentes, pero al final cayó en mis manos y pensé "por qué no?".
Desde la primera línea sabes que va a ser un libro distinto. No sabes si te va a gustar o lo vas a odiar, pero reconoces que es diferente. Su narrativa, a pesar de ser una simple novela contada en primera persona, es un tanto peculiar. Y sí, al principio te convences de que es un libro de adolescentes y que tú, ya adulto, ha sucumbido a la lectura juvenil. Te miras incluso mal a tí mismo. Pero de repente, cuando crees que es mejor dejarlo surge algo que no puedes explicar y que te lo impide. Apartas el libro y piensas, "pero qué pudo pasar con el perro". Y vuelves, aunque lo de menos en esta historia es saber qué le pasó a Wellington, el caniche de la señora Shears. Y digo lo de menos porque Christopher, nuestro protagonista de 15 años, con síndrome de Asperger, con sus escasas habilidades sociales, con su pasión por las matemáticas y por los números, por la lógica y la solución de problemas, ese adolescente que nunca puede contar mentiras porque las infinitas posibilidades de inventarse una le aturden y marean, ese chiquillo que no soporta que le toquen, ni le abracen, .... Ese chico, como digo, se te va a meter muy adentro y le vas a querer mucho. Pero mucho. Y cuando se ponga las manos en la cabeza y empiece a gemir si alguna situación le supera vas a querer estar a su lado y calmarlo. O cuando decida ir a Londres vas a querer acompañarlo , aunque tú nunca hayas pisado el metro de Londres y te pierdas en una calle recta, para que no se pierda entre mapas y paradas, para evitar que le pase algo. Vas a adorar a Siobhan, su profesora, que le dibuja caritas para explicarle las emociones y que siempre, cuando aparece, sabes que va a tener las palabras adecuadas. Y que él las va a entender.

En definitiva, El curioso incidente del perro a medianoche empieza, eso sí, con un perro muerto. Y es verdad que Christopher, que adora a los perros, decide descubrir qué es lo que le pasó. Algo así como si fuera un Sherlock Holmes adolescente. Pero esta novela corta no va sobre eso, va sobre explicarnos en palabras sencillas qué es lo que pasa por la cabeza de un niño autista, decirnos sus miedos, sus temores, sus inseguridades y también todo aquello que le causa satisfacción y donde encuentra su paz. Vamos a descubrir la fragilidad de esos niños, que siempre nos dicen la verdad y que esperan que no les mientan, que les calma seguir un horario y una rutina, que se asustan de extraños y se hacen un ovillo para protegerse del mundo.

Muy recomendable y muy entrañable!

No hay comentarios:

Publicar un comentario